AMAZONENSES CAMINANDO HACIA EL BICENTENARIO

Publicada en Publicada en Amazonas, Desarrollo Regional, Economía, Política, Sociedad, Turismo

La historia de Amazonas se ha construido en base al trabajo, la lucha y el esfuerzo de sus pobladores que la habitaron desde épocas pre incas. El hombre y la mujer amazonense confluyó históricamente en un territorio con diversidad ecológica y que lo fue construyendo socialmente. La pluralidad y diversidad cultural es un signo distintivo del departamento; lo fue en la época preinca, en el Tawantinsuyu, en la colonia, en el nacimiento de la República y actualmente lo sigue siendo en su real dimensión.

Como en el Perú, los amazonenses somos ricos y diversos culturalmente. Pueblos Chachapoyas o Luya y Chillaos en el sur y Pucamuros y/o Baguas en el norte, nos han dejado sus legados que hoy nos enorgullecen. Pueblos Jíbaros siguen enseñándonos sus vastos conocimientos. Hermanos de ascendencia Cajamarquina, Piurana, Lambayecana, Liberteña y Sanmartinense alimentan nuestros saberes. Nuestros pueblos de las “jalcas” y los “temples” nos sorprenden con su pujanza y gran corazón.

La tradición y las costumbres alimentan la sangre amazonense que corre por las venas. Antes, Blas Valera, Toribio Rodríguez de Mendoza y Matiaza Rimachi nos enseñaron el valor de la dignidad, la libertad y la lucha constante. Ahora, los hermanos Wampis y Awajún nos los siguen demostrando, nuestros jóvenes pujantes siempre por el desarrollo, son los principales actores que asumirán la responsabilidad del renacer de Amazonas. Mañana, nuestros hijos deberán seguir defendiendo lo que se considera digno y justo.

Kuelap y el Marañón imponentes, son los símbolos pragmáticos de una gran civilización que existió en el territorio amazonense y del inmenso potencial ecológico que poseemos; hoy en día sus ciudadanos nativos, campesinos y gente de la ciudad, simbolizan los actores principales que retomaran la presencia estratégica de nuestra región dentro del escenario social, económico, político y cultural del Perú.

El camino amazonense hacia el Bicentenario (como departamento fuimos fundados en 1832), requiere de cambios coyunturales y estructurales en sus diversas formas y fondos, para hacer de nuestro territorio una región con oportunidades y posibilidades para los amazonenses que todavía creemos y confiamos en un verdadero crecimiento económico y desarrollo social en la región.

Esos cambios que urgentemente requerimos, tienen su génesis en el fortalecimiento de la identidad amazonense. Como amazonenses debemos conseguir que se agrupen los compromisos y propuestas, bajo la moral de identificarnos y amar lo nuestro.

Esta vocación de identidad amazonense, es el motor que debe mover al ciudadano de nuestra región para lograr los cambios en sus pueblos. Una verdadera política en Amazonas debe convertirse en el principal impulso para juntar, aglomerar y agrupar todas las propuestas, ideas, compromisos, proyectos que tiene cada poblador para desterrar la pobreza, la delincuencia, la inseguridad; en búsqueda del crecimiento y desarrollo de todos.

Amazonas tiene riquezas y muchas más oportunidades. Pocos lugares en el país tienen tanta variedad de pisos ecológicos como Amazonas, desde los 200 hasta los 4000 metros sobre el nivel del mar. Generando variedad de climas y una riqueza biológica incomparable, llena de oportunidades de desarrollo sostenido.

Somos ricos, muy ricos, en pasado, en historia. Pero somos y debemos ser mucho más ricos y mejores en un futuro. Por todo lo que hemos sido, somos y tenemos, no podemos dejar que se siga traicionando la voluntad y la esperanza de nuestro pueblo. La incapacidad, la corrupción, la inseguridad y la desidia no pueden ser el signo distintivo de nuestros gobiernos regionales. Amazonas debe y puede ser mejor. Hay amazonenses buenos, muy buenos y mejores, que aman sincera y esperanzadoramente su tierra.

Los amazonenses de toda “laya”, de arriba y abajo, del norte y el sur, de las “jalcas” y “temples”; debemos tener el propósito de poner siempre en primer lugar a Amazonas; de promover y fomentar su desarrollo y de combatir sin tregua la extendida pobreza de sus habitantes. Procuraremos la materialización de nuestras potencialidades y riquezas, y la participación política de los ciudadanos, buscando soluciones que generen el cambio social y económico ansiados generacionalmente.

Al amazonense que nació y al que vino con sus ilusiones a esta tierra, al que vive en Amazonas y al que migró, a los organizados y los desorganizados, a los militantes y los no militantes, a los jóvenes, adultos y nuestros adultos mayores, a nuestras bellas, inteligentes y luchadoras mujeres, debemos siempre abrirles las puertas para construir el proyecto más lindo, más hermoso de un Amazonas con dignidad e identidad.

En un documento de mis Propuestas y Compromisos, que muy pronto publicaré, ustedes los amazonenses se sentirán identificados con las mismas. Son propuestas y compromisos que las asumo de manera responsable con el desarrollo y crecimiento de Amazonas y que las he venido repensando y analizando durante muchos años a través de mis escritos. Les invito desde ya a revisarlos y analizarlos para una verdadera toma de conciencia, y así construir una política y gestión auténtica que tanto lo necesitamos los amazonenses.

Recuerden amazonenses, que la POLÍTICA y las propuestas, no solamente se hacen siendo candidatos; yo espero e invito a que los candidatos regionales y locales, elaboren, presenten y discutan sus propuestas, porque es allí donde radican los pilares para un verdadero desarrollo de nuestra región y sus pueblos. ¡ESE DEBERÍA SER EL CAMINO DE LOS AMAZONENSES RUMBO AL BICENTENARIO!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *